Que la amistad no se acabe con la llegada de los hijos

Martes 16 de junio (dpa) – El hecho de que lleguen los hijos, no significa que debes descuidar o quizás deshacerte de algún tipo de amistad, al contrario, puedes encontrar un punto medio para mantener un equilibrio. Tal es el caso de Susana, quien -por suerte- quedó embarazada al mismo tiempo que una de sus amigas.

digo:Ciencias>> Nuestros amigos son genéticamente nuestros “parientes”

“Pudimos compartir muchas cosas”, cuenta, recordando lo que vivió como una gran alegría porque le permitió sentirse acompañada y comprendida por alguien cercano que estaba en su misma situación.

Tener hijos no significa el fin de una amistad.

El primer hijo es una “hermosísima catástrofe de la naturaleza” que cambia absolutamente todo, desde la relación con los amigos hasta el vínculo familiar. En los primeros dos años, prácticamente ningún padre tiene tiempo de salir con sus amigos o ir tomar una copa al bar. Después de noches interminables y desprovistas de sueño, los padres se pasan los días deambulando del jardín de infancia del bebé al parque, del trabajo a la casa y del biberón al sofá, donde caen rendidos y se quedan dormidos en un santiamén.

digo:Finanzas>> 5 tips para prestar dinero a tus amigos

Por el otro lado, el embarazo y luego el hijo ofrecen muchas nuevas posibilidades de entrar en contacto con gente nueva. Ese proceso ya empieza al hacerse algún curso preparto o de yoga para embarazadas, y ni bien el niño está listo para salir el círculo se puede ampliar en las clases de natación para bebés o en el parque de juegos.

No hay que por qué terminar la amistad cuando llegan los hijos

Que la amistad no se acabe con la llegada de los hijos 2

Susana conoció a mucha gente a través de los grupos de juego que surgen para padres y pequeños que aún no van al jardín. También hay iniciativas que se promocionan a través de Facebook, y siempre está la posibilidad de quedarse conversando con otros padres a la salida de algún curso. Las amistades que surgen en esos contextos pueden ser fuertes y duraderas, no tienen por qué evaporarse cuando los niños crecen.

Que la amistad no se acabe con la llegada de los hijos 3

Como siempre, lo primordial es que el lazo de amistad esté fundamentado en un interés común, aunque tanto los intereses como las posturas puedan ir cambiando a lo largo de la vida. La amistad, en definitiva, se basa en la reciprocidad. Lo fundamental es que exista un equilibrio. ¿Pero cómo lograr que el vínculo con los viejos amigos no se deteriore al cambiar tanto la situación de vida?

Una opción es buscar propuestas que se puedan compartir, ya sea con o sin el niño. Por ejemplo, salir a dar un paseo en bicicleta o a caminar sin hablar todo el tiempo del bebé siempre es una buena opción. Por el otro lado, los amigos también deben mostrar comprensión y adaptarse a que a veces la conversación gire en torno a los pañales.

Algunos amigos se resignan y saben que para ver a sus amigos primerizos deberán ir su casa, ya que ellos seguro no van a salir. A veces hasta se ofrecen a cuidar al niño de modo que sus viejos amigos puedan salir.

Aunque no lo parezca, para muchos padres primerizos es tremendamente importante contar con buenos amigos. Ellos también corren el peligro de verse de pronto muy aislados, y en algún momento también precisarán ver otra cosa y tomar cierta distancia con su día a día.

Fotos: Franziska Gabbert / dpa-tmn

Redacción

La nueva forma de decir las cosas

© digo - Av. San Martín #236, Santo Domingo, República Dominicana.