Publicaciones

Dejamos las cosas a medias ¿un síndrome o un mal hábito?

Dejamos las cosas a medias ¿un síndrome o un mal hábito?

Dejamos

Dejamos las cosas a medias ¿un síndrome o un mal hábito?, la conducta de postergar y dejar las cosas a medias tiene nombre y apellido y me refiero a la Procrastinación y sus tipos, el mal hábito de dejar las cosas a medias, significa que no estás haciendo las cosas que tienes que hacer y estas preso de esta conducta.

Tal vez te has preguntado ¿por qué no logras llevar tus objetivos a cabo?, se debe al síndrome que se caracteriza por evadir las responsabilidades posponiendo tareas a realizar, el individuo se refugia en actividades ajenas a su cometido. Este problema de salud no necesariamente está ligado a la depresión o a la baja autoestima. El perfeccionismo extremo o el miedo al fracaso también son factores para posponer, como por ejemplo al no atender una llamada o una cita donde se espera llegar a una decisión.

Existen dos tipos de individuos que ejecutan esta acción:

  • Procrastinadores eventuales; cuya actitud evasiva no se repite habitualmente.
  • Procrastinadores crónicos; conducta evasiva es constante y repetida en el tiempo.

Los crónicos, son los que comúnmente denotan trastornos en los comportamientos antes mencionados. Algunos autores afirman que existen en la actualidad conductas adictivas que contribuyen a este trastorno de evasión: se refieren, por ejemplo, a las adicciones que según algunos expertos, existen;

  • La televisión
  • La computadora u ordenador y más concretamente a Internet
  • Los Smartphone

Pasos para que dejemos un síndrome o un mal hábito

Práctica la acción rápida,  es importante que practiques el hábito de tomar acción rápida, como mínimo decide, cinco cosas sencillas y que normalmente no hagas. Cada vez que tomes la decisión de hacer algo y lo hagas, estarás venciendo la procrastinación.

Este primer paso sirve para construir el hábito de tomar acción, es algo sencillo y poderoso.

 Actuar  cuando la emoción es fuerte,  en el  tienes un nueva idea y quieres hacer algo nuevo, tu emoción es poderosa. Sientes un impulso para actuar. Pero el mal hábito de la procrastinación te frena, y la emoción y las ideas te abandonan.

“El mejor momento para actuar es cuando la idea está fresca y la emoción es fuerte”.

Celebra que tomaste acción, Cada vez que digas que vas hacer algo o sientas el deseo de hacer algo y lo hagas, ¡celébralo! Es importante que celebres que venciste la procrastinación. Siéntete orgulloso de ti, date un regalo, sal a hacer algo que te gusta, enfocarte en tu responsabilidad te evita dolores de cabeza y te permite ahorrar tiempo para utilizarlo en otras cosas.

Es importante que tu cerebro comience asociar tomar acción con placer, para que el hábito de tomar acción sea por completo parte de tu vida.

Vanessa Cruz