Juguetes tradicionales versus tabletas

LONDRES, 23 enero 2014 (AFP) – Balones, rompecabezas, soldaditos, meccanos, patines, muñecas y los juguetes  tradicionales viven luchando y marcando su territorio en el mercado contra las novedosas tabletas, para de esta formar continuar cautivando a los niños y conservar su posición de tantos años.

“Furby”, un juguete que es un personaje de peluche interactivo, fue el más vendido en Gran Bretaña y en segundo lugar quedaron las tabletas, después las piezas de Lego y por último un perrito robot, según informó la consultora NPD.

Dicho listado fue divulgado en el marco de la Feria del juguete (Toy Fair) de Londres, una de las ferias más antiguas del mundo ya que cumple 61 años y se está celebrando desde el pasado martes en Kensington Olympia.

Una gran cantidad de los expositores de la feria, que son fabricantes de juguetes tradicionales, se sienten amenazados por la relevante presencia y auge de las tabletas y sin embargo consideran que tendrán que modernizar sus creaciones.

GUERRADEJUGUETES2

“Los juguetes han tenido valor a lo largo de la historia del hombre y continuarán teniéndolo”, dijo Roland Earl, director general de la Asociación británica del juguete
Foto: AFP PHOTO / ADRIAN DENNIS

A pesar de esta consideración de “modernidad”, temen por los peligros y misterios que puedan rodear a los pequeños en el mundo digital.

Según explica el director de marketing de Spin Master, Kevin Jones, los legendarios juegos “meccanos”, creados en 1908, aún son famosos en el público adulto (padres y abuelos) ya que continúan comprándolos.

Jones añadió que “están tratando de hacer los meccanos más atractivos para los niños pequeños de lo que eran en el pasado”.

Jamie Dickinson, de Playmobil, un reconocido fabricante de muñequitos, admitió que “tienen que aceptar que actualmente hay un lugar para las tabletas y la tecnología. Cuando los niños crecen y entran en el mundo adulto, tienen que saber usar la tecnología”.

Dickinson, por último dijo que a la vez hay que “también tienen que aprender muchas otras cosas que sólo los juguetes tradicionales pueden aportarles”.

Roland Earl, director general de la Asociación británica del juguete (British Toy and Hobby Association), desvalorizó el desafío de las tabletas y se esperanzó en que haya espacio para diferentes tendencias, como siempre fue el caso.

“Todos los sectores deben tener miedo a las tabletas. Las cámaras deben temer a las tabletas, las agendas… Lo que diría es que ha de haber un equilibrio. No es bueno para los niños jugar sólo a una cosa. Si les gusta el fútbol, pueden jugar al fútbol, pero también leer”, aclaró Earl.

Earl concluyó diciendo que en beneficio de las tabletas, “está el efecto novedad”, pero “creo que eso cambiará”. “Los juguetes han tenido valor a lo largo de la historia del hombre y continuarán teniéndolo”.

Se puede considerar que la idea de que un niño juegue con una tableta no encaja bien con la vitalidad de éstos, aunque es lo que ellos ven hacer a los adultos o mayores.

“Los niños empiezan” a usarlas “cada vez más jóvenes, incluso a los dos años. Quieren hacer como sus padres y usar también una tableta”, explicó Emmanuel Le Cottier, director de Lexibook, una empresa que fabrica versiones infantiles de estos dispositivos.

Para evitar disgustos, explicó Le Cottier, las versiones infantiles tienen estrictos controles de contenido y de horas de uso.

Un control innecesario, según se desprende de lo que explicó la niña Emilie Brun, de 9 años.

“Prefiero la tableta” a los juguetes tradicionales. “Bueno”, matizó, “me gustan las dos cosas, porque al cabo de un momento con la tableta me harto. Está bien cuando me aburro pero también me gusta jugar a profesores con mi hermana”, explicó la niña.

Redacción

La nueva forma de decir las cosas

© digo - Av. San Martín #236, Santo Domingo, República Dominicana.