Publicaciones

La La Land le da animos a los emprendedores

La La Land le da animos a los emprendedores

emprendedores
eluniversal.com

Siempre habra un día soleado para tus sueños

Muchas veces nos aferramos tanto a la idea de ser emprendedores que cuando nos ponemos esa meta y no la materializamos inmediatamente nos estancamos en un estado de ánimo de continuo fracaso tras cada intento, olvidando la verdadera razón por la que un día decidimos emprender: PORQUE CONFIÁBAMOS EN NOSOTROS MISMOS.

La La Land es una prueba viviente de esto, más allá de una historia de amor, es la trama de dos jóvenes dentro de una ciudad con un mercado difícil: el entretenimiento: un negocio con el que sueñan muchos y del que muy rapido también se rinden.

Emprendedores en ese mundo con la misma ambición, el mundo del cine en hollywood y el mundo de la música con un sitio de amantes del jazz, ambas ambiciones difíciles, que necesitan de paciencia, pues incursionar en el mundo de la actuación muchas veces es cuestión de suerte como de dedicación en una ciudad costosa que amerita mantenerse en constante trabajo sin descansar, corriendo entre audiciones y el turno con la cafetería para la que trabajas viviendo de propinas, sin olvidar las fiestas para establecer relaciones públicas que te hagan notar, es bastante.

Así como pensar en el mundo de abrir un negocio nocturno implica no solo el lugar, los muebles y la decoración sumado con el talento, IMPLICA DINERO, cosa que para estos dos jóvenes emprendedores es necesaria.

Pero mucho más allá del dinero y de ese sueño, La La Land nos enseña a ver la visión de los emprendedores QUE NO SE RINDEN es una visión desde el “¿What if?”, esa pregunta de la expectativa versus la realidad con que surgen las cosas, que nos invita a poner los pies sobre la tierra y entender que no podemos caminar por completo hacÍa al fracaso, pero sí a bailar con él y aprender que el éxito llega al ritmo de una canción de jazz bajo la ciudad de las estrellas.

Redacción

La nueva forma de decir las cosas