Medellín, Colombia: “La más educada” | digo:portal

Medellín, Colombia: “La más educada”

Así presumen y reafirman los habitantes de Antioquia o mejor conocida a nivel internacional como Medellín. Ciudad  orgullosa de sus vistas, su eterna primavera y su gastronomía. Convive perfectamente con sus seis estratos sociales ampliamente visibles en el Metro, en Poblado, la Plazoletta, Parque Lleras y demás.

Medellín Colombia 6

Un viaje de tres días que nos sirvió para visitar algunos pocos lugares y  con ello llevarnos una  idea de ¿quién es el antoquiano?

Visitamos “Explora”, excepcional acuario por su variedad y amplitud; El Jardín Botánico, de entrada gratuita  con un orquidiario maravilloso. También estuvimos en el Museo de Antioquia, perfectamente ordenado y preparado para todo visitante con hambre del arte, de la pintura moderna y de la historia precolombina. Más tarde paseamos por El pueblito Paisa, pequeñito, simpático  y muy bien cuidado por empresas privadas. La Plazoletta y la zona peatonal, una mezcla de estratos socioculturales con las drogas y la prostitución demasiado a la vista que con un Botero expresivo, humano y dadivoso alivia algunas de estas dolencias sociales de esta ciudad.

Medellín Colombia

La rica Medellín

Medellín es una centrífuga gigante, con gran armonía urbanística y arquitectónica de colores marrones y blancos en medio de grises y verdes, llena de gente amable, formal, cortes y linda.

Cuenta con excepcional presencia gastronómica que disfrutamos en Carmen, Cielo y Mystique donde ninguna se parece a la otra. El primero nos regaló una experiencia balanceada ente diversión servicio, buena comida y extensa carta de vinos. El segundo, una vivencia multisensorial donde alguien más eligió por nosotros y que garantizo el uso de todos los sentidos.  Mystique, excepcional en su comida y servicio logrando dejar fijo en nuestra memoria,  una extraordinaria sopa de espárragos. Pero también disfrutamos de la gastronomía de calle Guarapo de caña, mango verde con sal, yun yun de colores, que hacen pintoresca y única la gastronomía callejera.

Grandes subidas y bajadas, taxis pequeñitos y amarillos, amplia literatura, gente dispuesta a servir sin condiciones, conflicto entre idolatría y odio hacia Pablo Escobar, fueron los aspectos que más llamaron nuestra atención de Medellín.

Con mucho gusto terminamos el viaje, creídos de haber conocido una gran ciudad que lucha por cambios evolutivos y logra desarrollo económico a mucha velocidad.

Con mucho gusto quedamos de la experiencia, deseándoles mucha suerte a todos los antoquianos que trabajan  arduamente por un futuro mejor.

Turistas por Vocación

Turisteando

© digo - Av. San Martín #236, Santo Domingo, República Dominicana.