Publicaciones

Beneficios de la natación durante el embarazo

Beneficios de la natación durante el embarazo

natación durante el embarazo

Seguro has escuchado que la natación es un ejercicio sumamente completo y beneficioso pero has escuchado hablar sobre los beneficios de la natación durante el embarazo, la piscina es un medio ideal para que las embarazadas puedan ejercitarse durante el embarazo.

Para las futuras mamas mantenerse ejercitadas hoy día es una necesidad, el agua no solo te hará sentir mucho más ligera y relajada sino que también te hará reducir la tensión en la espalda propia del peso sumado por la criatura a nuestro cuerpo.

En el agua el cuerpo pesa menos y los movimientos dentro del agua cuestan menos esfuerzos, la presión que ejerce el agua impide hacer movimientos fuertes por tanto tienes menos probabilidades de sufrir algún traumatismo.

Natación durante el embarazo – beneficios

– Mejora el tono muscular, se trabajan las piernas, glúteos y pelvis

– Estimula la circulación de la sangre, previene las varices, la hinchazón y los famosos calambres, tan molestos y que son propio del embarazo.

– Aumenta la resistencia pulmonar

Natación durante el embarazo – estilos

Lo primero que debes hacer antes de iniciar cualquier ejercicio durante el embarazo es consultarlo con tu ginecólogo, porque si bien, el embarazo es una etapa totalmente normal y natural de la mujer, en algunos casos hay contra-indicaciones.

Las mujeres embarazadas pueden nadar en las siguientes posiciones, considerando que a medida que pasan los meses se dificulta más algunas posiciones.

La espalda: Es un buen estilo para quienes nadan con poca frecuencia, en posición semi sentada con la panza hundida en el agua y a partir del tercer trimestre del embarazo.

El Crol: ofrece el beneficio cardiorrespiratorio más completo en cuanto a nadar se refiere.

La braza: Trabaja de forma más especifica los glúteos, hay que prestar atención a la zona lumbar, en caso de que moleste lo mejor es adoptar la posición dorsal.

Los especialistas defienden que nadar es bueno hasta el mismo momento del parto, pero debes mantenerte al tanto de las indicaciones de tu ginecólogo para no afectar a la criatura que esta por llegar, en los embarazos de alto riesgo, amenaza de aborto, placenta previa, problemas vasculares, dilatación, ect, esta desaconsejado la natación.

Recuerda seguir las recomendaciones debidas, cómo: Entrar lentamente a la piscina y por las escaleras, evitar los cambios bruscos de temperatura, inicia primero con un calentamiento, nada en compañía, utiliza calzado de goma al salir del agua.

Lo importante es que disfrutes esta etapa y que no pierdas el sentido de ejercitarte, para que cuides tu cuerpo y traigas al mundo un bebe saludable. ¡Suerte!

Helen Rodriguez

Amante de la lectura!