Publicaciones

Paraísos fiscales, lo que debes saber

Paraísos fiscales, lo que debes saber

Paraísos fiscales

Conozca los destinos predilectos de los estafadores

La mayoría en la actualidad conoce hasta cierto punto lo que son los paraísos fiscales, esto por los casos de corrupción y lavado de dinero que se han vinculado con políticos y narcotraficantes.

Pero para aquellos que desconocen que son los paraísos fiscales, es tan sencillo de ver cómo los destinos donde poseen ciertos beneficios y facilidades en sus sistemas tributarios para todo aquel que no sea residente de dicho destino, y esto también va para las entidades jurídicas. Les permite beneficios como confidencialidad y permiten cualquier cantidad de movimientos, facilitando así el lavado de dinero

5 principales países considerados paraísos fiscales

  • Andorra

No solo es el destino predilecto para los corruptos latinos, sino también para todo aquel europeo que busque el medio para hacerse más rico.

  • Anguila

La paradisíaca isla, con sus cristalinas playas es el perfecto escondite de esos viajes de “negocios” donde los placeres se hacen realidad. Pues esta isla perteneciente a la comunidad de islas vírgenes británicas tiene flexibilidad para cualquier extranjero.

 

  • Suiza

Son los verdaderos creadores del secreto bancario, pero para este 2017 existe la posibilidad de que pueda, no lo afirmamos, dejar de ser un paraíso fiscal. Todo esto gracias a la presión internacional realizada por el trabajo de otras naciones, tras los grandes escándalos fiscales, el tan impenetrable país irá poco a poco levantando los beneficios que por años mantuvo la fortuna de cientos de acaudalados.

  • Bahamas

Foto: Aerial view of Atlantis, AQUAVENTURE, The Cove and The Reef

El pequeño destino sinónimo de evasión fiscal y donde no importa la procedencia del dinero, también esconde escándalos detrás de sus grandes resorts.

  • Antigua y Barbuda

Cerramos con la pequeña isla donde erés penado por divulgar información sobre las operaciones bancarias.

Redacción

La nueva forma de decir las cosas