Publicaciones

Rafael Nadal: ¿el tenista más lesionado?

Rafael Nadal: ¿el tenista más lesionado?

París, viernes 27 de mayo (dpa) – A pesar de que dijo que NO sopesa al físico como un rival, el destacado tenista de origen español Rafael Nadal tuvo hasta el momento una carrera con casi el mismo número de  lesiones como de éxitos.

Rafael Nadal, 14 veces campeón de Grand Slam y que cumple 30 años en una semana, se retiró hoy de Roland Garros por una lesión en la muñeca izquierda.

“Llegué aquí con algo de dolor, pero cada día fue a peor, hasta que ayer jugué con la muñeca infiltrada. Hoy sentía que no podía moverla. No puedo golpear el drive”

Así lo explicó el ex número uno en una rueda de prensa en París, donde buscaba su décimo título.

Las lesiones de Rafael Nadal 2
Mehdi Taamallah/Nur Photo/dpa

Rodillas, espalda, tendones, calambres, mareos, pies y muñecas, las lesiones marcaron la carrera del español:

Las 14 lesiones de Rafael Nadal

2003

Fisura en el codo derecho durante un entrenamiento en Manacor. Se pierde su primer Roland Garros.

2004

Fisura de escafoides en el pie izquierdo en el torneo de Estoril. No juega Roland Garros ni Wimbledon, pero gana en Sopot su primer título y disputa los Juegos Olímpicos en Atenas.

2005

Una inflamación en el pie izquierdo lo deja fuera de París-Bercy y el Masters de Shanghai. Una tendinitis en las rodillas lo afecta en Madrid, aunque gana el torneo y cierra el año de su consagración con 11 títulos.

2006

No juega el Abierto de Australia debido a una inflamación del pie izquierdo. Problemas en la espalda lo obligan a retirarse en Queen’s en un partido ante el australiano Lleyton Hewitt.

2007

Calambres en el brazo izquierdo y mareos lo llevan a retirarse ante el argentino Juan Mónaco en Cincinnati. Problemas en las rodillas.

2008

Una tendinitis en la inserción del tendón del cuádriceps lo lleva a abandonar en Paris-Bercy ante el ruso Nikolai Davydenko. En un año en el que ganó Wimbledon y llegó por primera vez al número uno del mundo, tampoco juega el Masters de Shanghai.

Nadal “Cuando pierdes encuentros, pierdes la fe ti mismo”

2009

Sufre una tendinitis del tendón cuadricipital de ambas rodillas. El sueco Robin Soderling le propina la única derrota de su vida en Roland Garros. No juega Wimbledon. Pierde el número uno del mundo.

2010

Comienza el año abandonando ante el británico Andy Murray en los cuartos de final de Australia por una lesión de rodilla. Gana Roland Garros, Wimbledon y el US Open y recupera el número uno.

2011

Un año con molestias en el tendón peroneo del pie izquierdo. Rafael Nadal levanta tres títulos, lo que supone estadísticamente su peor año hasta el momento.

2012

Su crónica lesión en el tendón rotuliano de la rodilla izquierda lo deja siete meses fuera del circuito tras caer en la segunda ronda de Wimbledon. Además, se pierde los Juegos de Londres.

2013

Rafael Nadal regresa en febrero y gana diez torneos en la temporada, entre ellos dos Grand Slam, para recuperar el número uno.

2014

Tras abrir ganando Doha, un bloqueo en la espalda lo deja en desventaja en la final del Abierto de Australia, que pierde ante el suizo Stanislas Wawrinka. Una lesión en la muñeca derecha le impide defender los títulos de Toronto, Cincinnati y US Open. En la recta final del año se somete a un tratamiento de células madre en la espalda y es operado del apéndice.

2015

Después de perder en la primera ronda de Doha, cae ante el checo Tomas Berdych en los cuartos de Australia con evidentes problemas en la pierna derecha. Rafael Nadal lo niega y reaparece en Río, donde pierde en semifinales con Fabio Fognini, ante el que nunca había caído, con problemas musculares. Cierra 2015 sin ningún gran título y después admite que sufrió mucha ansiedad a lo largo del año.

2016

En los primeros meses de la temporada evidencia una lenta pero continua mejoría que se traduce con los títulos de Montecarlo y Barcelona. Esa trayectoria positiva se corta de forma brusca en Roland Garros, donde anuncia su abandono por una lesión de muñeca antes de afrontar su partido por la tercera ronda. No se atreve a pronosticar una fecha para su regreso.

Redacción

La nueva forma de decir las cosas