Terremoto Nepal desata ira entre sobrevivientes

Gorkha, miércoles 29 de abril (AFP) – A cuatro días del terremoto Nepal ha desatado una gran ola de desesperación e ira en los supervivientes, y es que miles de éstos desean dejar Katmandú aunque no tienen cómo.Este sismo cobró la vida de al menos 5,000 personas.

Fotos: SAJJAD HUSSAIN, PHILIPPE LOPEZ, NICOLAS ASFOURI, MANAN VATSYAYANA, PRAKASH MATHEMA, PHILIPPE LOPEZ / AFP

Las autoridades se está encargando de contener a dicha multitud.

Agotadas por las réplicas, y ante la ausencia de viviendas y el miedo a que se agoten los alimentos, miles de personas se congregaron antes del alba en la estación de autobuses para tomar uno de los autobuses especiales prometidos por el gobierno.

Terremoto Nepal genera caos

Caos en Nepal
Foto: PRAKASH MATHEMA / AFP

Al ver que no había autobuses se enfurecieron y estallaron escaramuzas con la policía antidisturbios enviada para intentar controlar la situación.

“Llevamos esperando desde el alba. Nos dijeron que habría 250 autobuses pero no ha llegado ninguno”, dijo Kishor Kavre, un estudiante de 25 años que quiere abandonar esta ciudad en ruinas.

“Estamos impacientes por regresar a casa para ver a nuestras familias pero no sabemos cuándo vendrán (los autobuses)”, relató.

Unos sobrevivientes obstaculizaron el paso de un camión cargado con bombonas de agua antes de subirse a su parte trasera y empezar a tirar botellas a la multitud.

Por su parte, los policías antidisturbios se apostaron tras un alambre con púas para responder a los hombres armados con palos que se disponían a atacar a autobuses y otros vehículos.

El gobierno reconoce sus debilidades ante el socorro

Nepal
Foto: NICOLAS ASFOURI / AFP

El gobierno reconoció estar desbordado por la amplitud de la catástrofe provocada por el sismo más mortífero de los últimos 80 años.

“Ha habido debilidades en la gestión de las operaciones de socorro”, reconoció el ministro de Comunicaciones, Minendra Rijal, en la cadena de televisión nepalí Kantipur.

“La catástrofe es tan grande y sin precedentes que no hemos sido capaces de responder a las expectativas de la gente. Pero estamos preparados para reconocer nuestras debilidades, aprender y salir adelante de la mejor manera posible”, afirmó.

Las réplicas del ‘terremoto Nepal’ se han reducido considerablemente sin embargo cientos de miles de personas continúan durmiendo en la calle.

En las aldeas de difícil acceso los supervivientes están desesperados y piden ser evacuados en cuanto ven un helicóptero de rescate.

Más de 5,000 personas murieron en Nepal por el terremoto de magnitud 7,8 ocurrido el sábado y unas 8.000 resultaron heridas. Según la ONU, ocho de los 28 millones de habitantes del país se vieron afectados de una u otra manera por la catástrofe.

Ya han recibido suficiente ayuda

Nepal recibe ayuda
Foto: PRAKASH SINGH / AFP

Los socorristas tienen dificultades y la lluvia no les facilita la tarea. Para este miércoles, el ejército prevé una mejora de las condiciones meteorológicas.

“Hacemos cuanto podemos para llegar al mayor número de lugares posible. El tiempo ha mejorado hoy, así que esperamos poder ayudar a más víctimas, anunció hoy el vocero del ejército, Jagdish Pokharel.

Aparatos de las fuerzas aéreas de varios países, como Estados Unidos, China e Israel su unieron a las operaciones.

Pero la ONU indicó que Nepal no deseaba recibir más equipos de socorro extranjeros porque consideraba que ya había suficientes.

“Consideran tener suficientes medios para hacer frente a las necesidades inmediatas de búsqueda y de socorro”, dijo a AFP Jamie McGoldrick, coordinador residente de la ONU para Nepal. “Los que ya estén en camino pueden venir pero pidió al resto que no vinieran”, agregó.

El único aeropuerto internacional está congestionado, lo que dificulta la llegada de equipos de socorro y de material.

Nepal, como toda la cordillera del Himalaya, está situado en el punto de contacto entre las placas tectónicas euroasiática e india, una zona de fuerte actividad sísmica.

Redacción

La nueva forma de decir las cosas

© digo - Av. San Martín #236, Santo Domingo, República Dominicana.