Publicaciones

Un nuevo asteroide amenaza la Tierra

Un nuevo asteroide amenaza la Tierra

Los temores de que un asteroide colisione con nuestro planeta, cuya histeria y caos fue llevada a la pantalla gigante en filmes como Impacto Profundo y Armageddon, volvieron a revivir cuando esta semana se divulgó la existencia de un nuevo objeto celeste jamás antes visto y cuya trayectoria podría colocarlo tan cerca como la distancia de la Luna.

Se trata de un objeto oscuro, de unos 650 metros de diámetro, y que fue localizado luego de que se reactivara el proyecto de “NEOWISE” Near-Earth Object Wide-field Infrared Survey Explorer, cuya misión es la de localizar en el espacio objetos cuya órbita los coloque a distancia de cuidado cerca de nuestro planeta. Su nombre código es 2013 YP139.

Afortunadamente, el nuevo asteroide no representa peligro inmediato para nosotros pues luego de calcular las elípticas de su órbita y la de nuestro planeta, no se vislumbra posibilidad de que esté en rumbo de colisión por los próximos 100 años.

Actualmente el 2013 YP139 se encuentra a unos 45 millones de kilómetros del planeta y según se estima, es muy oscuro, como si estuviera hecho de carbón.

Los temores de que pudiera aparecer un cuerpo capaz de impactar la Tierra se basan más bien en que luego de la reactivación de NEOWISE rápidamente el mecanismo encontró un asteroide nunca antes visto que podría “pasar razando” el planeta. La NASA no hace mucho para tranquilizar a los nerviosos pues augura que el 2013 YP139 es “el primero de cientos de objetos que NEOWISE encontrará”.

La realidad es que proyectos como NEOWISE son necesarios para encontrar, identificar y catalogar asteroides y cometas y la reactivación de NEOWISE es aplaudida por la comunidad científica. El proyecto había pausado en 2011 luego de completar su primera misión pero fue reasignado en septiembre pasado y el YP139 fue el primero de sus importantes hallazgos.

En su primera misión (llamada “WISE”), el artefacto descubrió más de 34,000 asteroides y catalogó casi 160,000 cuerpos a lo largo y ancho de nuestro sistema solar. Los hallazgos de NEOWISE son automáticamente confrontados contra los catálogos ya conocidos para confirmar que no se trata de repeticiones, y en caso de que aparezca un objeto nuevo, se determina su órbita. La comunidad astronómica científica, que incluye profesionales y aficionados por igual, proveen observaciones de seguimiento y colaboran con todo el proceso.

A pesar de los temores tremendistas, por ahora podemos estar tranquilos.

Darío Martínez Batlle