Publicaciones

Cuál es la clave para un buen cine en casa

Cuál es la clave para un buen cine en casa

(dpa) – El cine parecer ser sólo una opción social cuando tenemos grandes pantallas en casa para ver películas ¿cierto?… Pero la realidad es que al cine en casa le falta algo más y es el sonido, pues no sólo las grandes pantallas son importante aquí, no. Los éxitos del cine se disfrutan de verdad cuando el sonido también es el adecuado y los graves reverberan. Y para eso hace falta un subwoofer o altavoz para frecuencias graves.

“También al escuchar música los subwoofers pueden aumentar de forma considerable el disfrute según del género musical del que se trate y dar al volumen un fundamento que lo mejora mucho”, afirma Carsten Rampacher, del servicio online “Area DVD”.

Los subwoofers o altavoces graves para montar un buen cine en casa

Básicamente se distingue entre subwoofers activos y pasivos. Los modelos activos llevan un amplificador integrado y se han extendido en el uso privado. Se pueden combinar con un par de altavoces estéreo o con un equipo completo de cine en casa.

Los altavoces graves son óptimos para la reproducción de sonido de baja frecuencia, entre 20 a unos 200 hercios. “Uno o dos subwoofers pueden mejorar mucho una película o la música, si están bien calibrados y si se los adapta a las condiciones acústicas y la combinación con los altavoces normales”, afirma Rampacher.

En el caso de las películas, el subwoofer es una necesidad. Al fin y al cabo, los formatos de sonido Dolby DigitalDTS tienen un canal específico para la reproducción de efectos de bajas frecuencias.

T+A, Teufel, Philips, Onkyo / dpa-tmn

Por eso, Carsten Rampacher recomienda a quienes tengan un cine en casa usar un subwoofer activo de alto rendimiento para reproducir ese canal. Cuando se compra un paquete de altavoces, normalmente siempre hay un subwoofer.

Si se compra uno por separado, es importante elegir uno con una carcasa que pese y sea resistente, para evitar vibraciones del propio aparato o bien también comprar los llamados “spikes” o soportes antivibraciones, que desacoplan el aparato del suelo.

El experto recomienda además un chasis de graves de al menos 25 centímetros de diámetro. Además de un elevado número de vatios, es importante que tengan controles de fase y frecuencia que no den saltos.

“Una baja frecuencia de transición permite una mayor flexibilidad si se trabaja con dos subwoofers”, señala Rampacher. Gracias a la sencilla integración espacial, la forma en que se esparcen los impulsos y la propagación homogénea de los graves, dos subwoofers son una solución ideal.

Un elemento clave para que un subwoofer suene bien es su ubicación en la habitación. No hay que ponerlo en las esquinas porque se producen zumbidos. Su mejor ubicación es en medio de los dos altavoces laterales. Lo mejor es probar diferentes posiciones en el suelo, y allí donde los graves suenen más potentes, es el sitio indicado.

El cine en casa suena mejor cuando se ha optimizado el espacio de la sala de estar, el sótano o la buhardilla. “Cuanto más superficies duras se vean abiertamente, como piedra, cemento, parquet o cristal, más retumbará el sonido”, indica Malte Ruhnke, de la revista “Stereoplay”.

Se pueden hacer pruebas sencillamente aplaudiendo. Los muebles acolchados, alfombras, cortinas o las bibliotecas abiertas y llenas ayudan a absorber el sonido al menos en algunas frecuencias.

Redacción

La nueva forma de decir las cosas