Publicaciones

Día de los muertos, una tradición mexicana

Día de los muertos, una tradición mexicana

Día de los muertos

Aunque en muchos países se festeja o más bien se conmemora el Día de los Muertos, en México este día cobra un sentido distinto y más solemne ya que entremezcla una veneración que valoriza la vida y la muerte.

Puede que a primera instancia las ofrendas que se realizan, el maquillaje lúgubre y las calaveras que vemos por doquier te asusten o pienses algo distinto, principalmente en países como República Dominicana, donde el Día de los muertos o de los fieles difuntos, es una celebración católica donde se recuerdan a nuestros seres queridos y a pesar de que la costumbre invita al encendido de velas, es algo mucho más discreto.

Esta celebración mexicana de origen prehispánico honra a los difuntos el 2 de noviembre, pero inicia el 1 de noviembre y coincide con la conmemoración del Día de los Fieles Difuntos y el Día de Todos los Santos.

Esta festividad fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Las festividades en la era prehispánica eran presididas por la diosa Mictecacíhuatl, conocida como la “Dama de la Muerte” (actualmente relacionada con “la Catrina”, personaje de José Guadalupe Posada) y esposa de Mictlantecuhtli, Señor de la Tierra de los Muertos.

México es un país rico en cultura y tradiciones, aspectos principales que conforman su identidad como país, es en parte la concepción que tienen sobre la muerte y las tradiciones que giran en torno a ella.

Es posible que muchas personas que no conocemos exactamente la cultura del pueblo mexicano confundamos esta celebración con el famosos Halloween que a pesar de ser celebrado por Estados Unidos se trata de una tradición de origen Celta.

Día de los Muertos y sus ofrendas

– Retrato de la persona, este sugiere que el ánima visitará a sus familiares durante la noche del 2 de noviembre.

– Pintura de Ánimas, sirve para pedir la salida del purgatorio del alma del difunto.

– Cirios de color morado y coronas de flores, estos son señal de duelo, 4 cirios indican los cuatros puntos cardinales para que el difunto pueda orientarse y encontrar el camino.

– Cruz, para recordarle que debe regresar a la tierra de la que salió.

– Calazaba

– Calaveritas, algunas son dulces en forma de cráneo.

– Agua y sal, el agua como elemento vital de la vida y para calmar la sed del visitante y la sal como elemento de purificación para que el alma de este no se corrompa en su viaje de ida y vuelta.

– Visita a las tumbas para limpiarlas y adornarlas con flores y veladoras (velas).

– Pan Muerto, generalmente redondo, cubierto de azúcar blanca o roja.

–  Flor de cempasúchil

En muchos lugares los altares van tomando forma desde el 28 de octubre y llegan a su máximo esplendor el 2 de noviembre.

Helen Rodriguez

Amante de la lectura!