Publicaciones

Empleados de comida rápida exigen un salario digno

Empleados de comida rápida exigen un salario digno

WASHINGTON, 5 diciembre 2013 (AFP) – Motivados por la inconformidad de sus sueldos, los empleados de restaurantes estadounidenses de comida rápida empredieron una nueva huelga en varias grandes ciudades de Estados Unidos, reclamando un alza de sus salarios, para poder “sobrevivir”. Los militantes llevaban gorros de navidad y coloridas pancartas muy vistosas, de diferentes tamaños, con el mensaje principal “huelga para sobrevivir”, así como también otras pancartas tenían una foto de una creativa imagen de Obama con el mensaje “Ayuda”.

Los trabajadores de comida rápida dicen que van a patrocinar huelgas de un día en 100 ciudades para exigir McDonalds, Burger King, Taco Bell, Wendy y otros restaurantes de comida rápida a pagar un salario 15USD por hora.

Foto: KAREN BLEIER / AFP

Los manifestante expresan su inconformidad con mensajes como “Huelga”, “Huelga por un salario digno” y “Ayuda”
Foto: KAREN BLEIER / AFP

En Washington, Nueva York o Chicago, estos asalariados marcharon para reclamar un sueldo horario de 15 dólares, cuando el salario mínimo en numerosas cadenas de comida rápida es de 7,25 dólares.

“Yo trabajo pero sigo dependiendo de la ayuda gubernamental para mis gastos y los de mi familia”, declaró Shementia Butler, de 33 años, empleada de McDonald’s en Washington y madre de dos niños.

“Todo el mundo debe combatir esta injusticia. Trabajamos duro pero simplemente no tenemos lo suficiente para vivir”, concordó Yaya Badji, senegalesa de 29 años que gana unos 800 dólares al mes en la sandwichería “Au Bon Pain” de la capital.

Luego de las anteriores movilizaciones realizadas a fines de 2012 y en agosto pasado, los organizadores afirman que las manifestaciones se extienden ahora a unas 200 ciudades y presionan al Congreso y a la administración de Barack Obama para que actúen.

“Obama, escucha, estamos en la calle”, coreaban los manifestantes que marchaban en el barrio de los museos, cerca del Capitolio, sede del Congreso.

Durante la campaña por su reelección, Obama se había comprometido a aumentar el sueldo mínimo de 7,25 a 9 dólares, un incremento rechazado por la oposición republicana y considerado insuficiente por los gremios locales, que impulsan la movilización.

Los empresarios gastronómicos continúan defendiendo su posición. Contactado por la AFP, el grupo McDonald’s dijo que “ofrece salarios y beneficios competitivos” a sus empleados y rechazó el llamado a la huelga, afirmando que sus restaurantes permanecen abiertos.

La asociación nacional de la gastronomía (NRA) va más lejos, calificando la movilización como “una operación de propaganda” montada por los sindicatos.

Redacción

La nueva forma de decir las cosas