Publicaciones

Consejos para montar un cine en casa

Consejos para montar un cine en casa

Viernes 29 de mayo (dpa) – Montar un cine en casa (home cinema) a fin de que funcione correctamente es similar a armar un rompecabezas: sólo cuando todas las piezas encajan uno se siente satisfecho.

A menudo pueden ser pequeñas cosas las que marquen la diferencia:

1. La posición de los aparatos

2. La acústica de la habitación

3. La iluminación

Cómo mejorar el sonido

Para lograr mejorar la acústica hay que analizar la habitación. “Cuanto más superficies duras haya a la vista, como de piedra, cemento, parquet o cristal, más resonará el sonido”, explica Malte Ruhnke, de la revista especializada “Stereoplay”. A fin de verificar la situación sólo hará falta aplaudir y escuchar cómo suena. Para absorber ciertas frecuencias ayudan los muebles de tela, alfombras, cortinas, tapices, así como bibliotecas abiertas llenas de objetos.

Ruhnke advierte, sin embargo, de que muchos materiales, como la madera y las telas delgadas, solamente reducen los sonidos agudos, pero no los niveles medios o graves. “La resonancia es más oscura y cálida, pero en el caso de la música puede sonar desagradablemente a cacerola”, señala. Existen placas de espuma que absorben en ese caso el sonido de forma más equilibrada y que se pueden ocultar detrás de cuadros o de paneles decorativos en el techo.

Qué tomar en cuenta para montar un cine en casa

Cuando hay paredes paralelas con características reflectantes, puede producirse un eco que va y viene. “Si una pared está vacía, la de enfrente tiene que ser muy absorbente, por ejemplo con una biblioteca u otro tipo de texturas porosas”, dice Ruhnke. Si lo que rebota el sonido es el techo, ayuda mucho poner una gruesa alfombra en el suelo, recomienda.

También es fundamental dónde se colocan los altavoces. Los frontales deben estar en un triángulo equilátero respecto del espectador: la distancia de la persona hacia el de la derecha y hacia el de la izquierda debería ser la misma. Y a su vez entre los dos altavoces debería haber una separación similar.

Ruhnke también agrega que los altavoces tienen que estar sobre un pie y no apoyados en una estantería. Y para disfrutar de la música de manera clara y envolvente, la persona tiene que sentarse separada al menos unos 50 centímetros de la pared posterior, añade Ruhnke. “Si eso no es posible, hay que colocar un difusor o algo absorbente detrás del espectador, o al menos una biblioteca o plantas con hojas anchas y gordas”.

También la imagen se puede mejorar haciendo cambios en la habitación. “Una norma básica es que la sala no sea mucho más clara que el televisor y que la iluminación no cause reflejos”, comenta el experto Florian Friedrich.

Hay que fijarse bien en la configuración del televisor. Lo que en la tienda era atrayente, en casa da dolor de cabeza. “En la tienda, los aparatos están en su configuración de mayor claridad, definición y contraste, así como con imágenes muy coloridas”, señala Friedrich. “Como pasa con la publicidad, eso atrae y aumenta las ventas”. Pero en casa es mejor un ajuste medio, para lo cual se pueden elegir los modos “cine”, “película” o “THX”.

Los nuevos receptores AV se pueden manejar con el smartphone o la tableta, lo cual suele ser más cómodo que con el control remoto tradicional, sobre todo por la posibilidad de usar la pantalla táctil.

En un cine en casa de alta gama, la lámpara del proyector suele ser un accesorio caro. Con el paso del tiempo se va desgastando y pierde luminosidad. Para hacer más lento el proceso hay que oscurecer la habitación y colocar el aparato a ser posible en el modo de ahorro de energía, así como no cambiar todo el tiempo entre diferentes modos de imágenes como cine, deporte o fotografía.

Otra medida importante es darle un descanso al proyector tras varias horas de funcionamiento. No hay que desenchufarlo enseguida porque durante un rato pasa a un modo de enfriamiento que protege la lámpara. Y para evitar el sobrecalentamiento hay que limpiar o cambiar los filtros de aire de vez en cuando.

Redacción

La nueva forma de decir las cosas